Descubre cómo tu animal de compañía revela el estado de ánimo de tu adolescente

¿Comunicarte con tu hij@ adolescente es más difícil que encontrar una aguja en un pajar? 

¿Te estás rompiendo la cabeza para descubrir qué diantres le pasa por la cabeza porque él o ella es incapaz de hablar contigo?

Tengo una buena noticia para ti. 

Los animales de compañía pueden ser la clave para comprender mejor su bienestar emocional.

Sí, has leído bien.

El perro que salta cuando vuelves a casa o el gato que ronronea en el regazo de tu hij@ podría estar diciéndote mucho más de lo que crees sobre el estado de ánimo y la salud mental de tu adolescente.

Para hablarte del tema, vamos a partir del proyecto Cohorte TEEN de Tokio.

Un análisis longitudinal que examina la salud y el desarrollo de adolescentes y sus cuidadores primarios en Tokio, Japón. 

Gracias a este estudio vamos a obtener una visión única del impacto de la convivencia con animales de compañía en el bienestar mental de los adolescentes.

Para ello, han evaluado el bienestar mental a los 10 y 12 años para ofrecer una perspectiva valiosa sobre cómo la convivencia con animales de compañíapuede influir en el desarrollo adolescente a lo largo del tiempo.

Y yo vengo a contártelo todo en el artículo de hoy, ¿te quedas a descubrirlo?

Cómo es el vínculo entre los animales de compañía y los adolescentes

En una etapa vital donde los cambios, los desafíos y los descubrimientos están a la orden del día, los familiares animales se convierten en faros de estabilidad y afecto incondicional.

Y esto, a pesar de lo que muchos puedan creer, se transforma en un vínculo invisible muy poderoso que puede tener un impacto significativo en el bienestar emocional y mental de los adolescentes.

¿Cómo lo consiguen? Te lo cuento:

Tu animal de compañía como refugio seguro 

Al igual que para ti o cualquier adulto, los animales se convierten para los adolescentes en compañeros leales, oyentes pacientes y amigos incondicionales.

En momentos de soledad o tristeza, un perro que apoya su cabeza en la rodilla de su persona referente o un gato que ronronea suavemente en su regazo puede ser un consuelo enorme. 

Estos momentos de conexión ofrecen un refugio seguro, un espacio donde los adolescentes pueden sentirse aceptados y comprendidos sin necesidad de palabras.

Son espejos emocionales y sensores sociales

Estoy segura de que te has dado cuenta en más de una ocasión.

Los otros animales tienen una capacidad asombrosa para reflejar y responder a las emociones humanas. 

Pueden percibir cambios sutiles en el comportamiento y el estado de ánimo de sus familiares adolescentes y reaccionar de manera que ofrezcan consuelo y compañía tal y como te he contado en el punto anterior. 

Y no contento con esto, los animales pueden convertirse en sensores sociales ya que facilitan las interacciones humanas.

Esto, aunque parezca que no es relevante, ayuda a los adolescentes a desarrollar habilidades sociales que permitan aumentar la confianza en sí mismos y mejorar su bienestar social y emocional.

Visto esto, vamos a ver cómo nos descubren los perros y los gatos cómo se encuentra tu adolescente (spoiler: son unos chivatos).

Cómo los perros revelan el estado de ánimo de tu adolescente

Los perros, con su inagotable energía y lealtad, no solo ofrecen compañía, sino que también reflejan y responden a las emociones humanas. 

Seguro que lo has visto alguna vez.

Si te muestras inquieto o nervioso, tu perro también lo estará. Al igual que si muestras una actitud serena y tranquila, también verás ese espejo emocional.

Es por ello que si tu adolescente está pasando más tiempo jugando, paseando o simplemente relajándose con el perro de la familia, podría ser una señal de que está encontrando consuelo y alegría en su compañía peluda. 

Este comportamiento positivo está respaldado por estudios que muestran que la tenencia de perros puede mejorar significativamente el bienestar mental de los adolescentes, proporcionándoles un apoyo emocional constante y sin prejuicios.

Cómo los gatos revelan el estado de ánimo de tu adolescente

Aunque más independientes, los gatos pueden ser igualmente reveladores en cuanto al estado emocional de un adolescente. 

Un gato que busca frecuentemente la compañía de tu hij@ o que se queda dormido a su lado puede ser un signo de confort mutuo. 

Sin embargo, es importante estar atento a los cambios en la interacción: mientras que algunos estudios sugieren beneficios en la tenencia de gatos, otros advierten sobre posibles riesgos asociados. 

Observar cómo tu hij@ y su gato interactúan puede darte pistas sutiles sobre su bienestar interno.

¿Hay una diferencia importante entre tener perros y gatos?

Los hallazgos del estudio revelaron que la tenencia de perros a los 10 años se asoció con una mejora en el bienestar a los 12 años, en comparación con aquellos sin animales en casa. 

Pero, por otro lado, la tenencia de gatos se asoció con un bienestar reducido, lo que sugiere diferencias significativas en el impacto de tener perros frente a gatos en el bienestar de los adolescentes.

¿A qué se debe esta diferencia?

La investigación sugiere que la actividad física asociada con la tenencia de perros, como pasear al perro, puede ser un factor contribuyente al mayor bienestar observado en los tutores de perros. 

Además, la interacción con perros y gatos puede aumentar los niveles de oxitocina en los humanos, fomentando un comportamiento social positivo y la regulación del estrés. 

Entonces… ¿qué está diciendo tu animal de compañía?

Aunque cada interacción requiere una lectura diferente, podemos poner algunos ejemplos de cómo te hablan de la salud mental de tu adolescente.

Un perro que de repente muestra un comportamiento sobreprotector o un gato que se vuelve inusualmente apegado podría estar respondiendo a cambios en el estado de ánimo o la ansiedad de tu hij@. 

Es por ello que prestar especial atención a las señales o cambios de comportamiento de nuestros perros o gatos pueden ser primordiales para establecer un diálogo con tu hij@ para saber cómo se siente y saber qué está experimentando en este momento.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Tienes animales de compañía en casa? ¿Y cómo se relacionan con tu hij@ adolescente? 

 

Contáctanos para más información

Deja un comentario

Más de 15 años fortaleciendo el vínculo humano-animal

¿Tienes dudas?

Además de nuestros cursos, dispones de nuestros clubs para acceder a contenido especializado:

¿Tienes dudas?