Guía definitiva para interacciones afectivas con perros

¿Estás buscando obtener una relación armoniosa y respetuosa con tu perro? ¿Cómo puedes realizar interacciones afectivas con ellos?

Entonces es fundamental entender cómo y cuándo brindar afecto de manera que fomente los comportamientos que deseas. 

En esta guía exploraremos a continuación de forma detallada algunos métodos efectivos para promover en los perros a que busquen cariño de manera calmada y respetuosa, sin recurrir a saltos, mordidas juguetonas u otros comportamientos no deseados.

¿Te quedas a descubrirlo?

Cómo conseguir afecto constructivo

El objetivo principal es conseguir que el perro se acerque de manera tranquila y se siente o acueste para pedir y recibir cariño. 

Para este enfoque nos centramos en la idea de que nuestro afecto puede ser una respuesta directa a los comportamientos positivos del perro, modulando así tanto la magnitud como la duración del afecto. 

Esto es clave para cambiar comportamientos inmediatamente y disfrutar de interacciones mutuamente gratificantes.

Y ahora que lo sabes, pasemos a las técnicas que te ayudarán a lograrlo.

Técnicas de afecto

  • Cuando el perro se sienta o se acuesta: Continúa acariciando al perro usando ambas manos. Este gesto recompensa al perro por adoptar una posición calmada y controlada. Pero, ¡ojo!, sólo si realmente a tu perro le gusta que le acaricien así y acariciándole en las zonas que sabes que le gustan. Así que, previamente, habrás tenido que averiguar las preferencias del perro en cuanto a las caricias.
  • Acercamiento dela boca del perro a las manos: Si el perro vuelve la cabeza o muestra la boca de manera juguetona, detén las caricias y retira las manos, esperando a que el perro se calme antes de continuar. Esto enseña al perro que mantener una actitud tranquila es lo que provoca el afecto.
  • Saltos o levantamiento de las patas: Si el perro salta o levanta las patas hacia ti, cesa el contacto inmediatamente y espera a que todas las patas vuelvan al suelo antes de continuar. Esto refuerza la idea de que sólo recibirán cariño con las cuatro patas en el suelo.
  • Retirada: Si el perro se aleja, reduce el afecto a una sola mano o detenlo completamente hasta que el perro regrese voluntariamente a un rango accesible.

Lo más importante: encontrar el momento adecuado

Es crucial no demorar en mostrar afecto en relación con el comportamiento del perro. 

La inmediatez en la respuesta asegura que el perro comprenda claramente qué acción específica se está recompensando.

Este enfoque ayuda a fortalecer la conexión entre el comportamiento positivo y el afecto recibido, facilitando así un aprendizaje más rápido y efectivo.

Fomentando interacciones placenteras

Al seguir estas pautas, se promueve una dinámica en la que tanto el perro como el humano pueden disfrutar plenamente de su tiempo juntos. 

El perro aprende a solicitar afecto de manera adecuada y el humano puede ofrecer cariño sin reforzar comportamientos indeseados.

En definitiva, adoptar un enfoque estructurado y reflexivo para mostrar afecto no sólo mejora la conducta del perro, sino que también enriquece la relación entre el perro y su tutor@ human@. 

Al entender y aplicar estas técnicas de interacción, estamos un paso más cerca de disfrutar de la compañía de nuestros perros de una manera que sea gratificante para ambos.

¿Lo vas a poner en práctica?

Contáctanos para más información

Deja un comentario

Más de 15 años fortaleciendo el vínculo humano-animal

¿Tienes dudas?

Además de nuestros cursos, dispones de nuestros clubs para acceder a contenido especializado:

¿Tienes dudas?