Ebisu, el gato que imita a los humanos Skip to main content

Ebisu, el gato que imita a los humanos

 

Existe la creencia generalizada de que los gatos son seres reacios al entrenamiento y la educación y que no poseen la capacidad de imitar a las personas, especialmente a sus tutor@s.

 

Por eso, ha sorprendido tanto el caso de Ebisu, un gato japonés cuyas habilidades han merecido ser mencionadas por la revista Science. Que Ebisu imite las acciones de su tutora podría demostrar que los gatos realmente nos observan y aprenden de nosotros.

 

Claudia Fugazza

 

Una reconocida experta en el comportamiento canino, Claudia Fugazza, etóloga en la Universidad de Budapest, Hungría, llevaba diez años estudiando el método

 

Haz lo que yo.” (“Do as I Do”).

 

El entrenador comienza animando al perro a que realice acciones que ya conoce —sentarse, dar la patita, etc.—, mientras dice “Haz lo que yo” y luego lo invita a imitarlo con un “¡Hazlo!,” reforzado con una recompensa. Poco a poco, el perro aprende que “¡Hazlo! “es “¡Imítame!” Con un buen entrenamiento, el perro realizará acciones que nunca antes había realizado, simplemente por imitación.

 

Fumi Higaki

 

Fugazza estaba trabajando con otra entrenadora de perros, Fumi Higaki, de Ichinomiya, en Japón, cuando Higaki dijo que tenía una gata a la que había entrenado mediante el método “Haz lo que yo.”

 

Higaki explicó que Ebisu, una hembra de once años, era capaz de imitar sus movimientos movida por la glotonería. Esa afición al comer hacía de Ebisu un gato muy fácil de entrenar, afirmó Higaki. “En más de una ocasión, se colaba en las sesiones de entrenamiento canino porque sabía que ahí podía llevarse algún premio”, explicó.

 

Fugazza quiso conocer inmediatamente a esa gata tan singular, pero Ebisu recelaba de los desconocidos. Así que Higaki tuvo que mostrar las habilidades de Ebisu en su tienda, en un entorno conocido y observada a distancia por Fugazza.

 

En efecto: Ebisu pudo imitar acciones que le resultaban familiares, como levantar la tapa de un cubo de plástico o golpear una cuerda de goma; pero también fue capaz de imitar nuevas acciones, como poner la patita o el rostro encima de una caja de cartón. Después de dieciséis sesiones, la etóloga comprobó que Ebisu imitaba a Higaki ocho de cada diez veces, pero no a desconocidos.

 

Según Fugazza, solo los perros, los delfines, los loros, los simios y las orcas son capaces de llegar tan lejos en su habilidad imitativa. O esto se creía hasta ahora. Sostiene que quizá hayamos menospreciado la capacidad cognitiva de gran parte de las especies animales. “No creo que Ebisu sea un genio,” concluye, “sino un gato como los demás.”

 

Claudio Tennie

 

Este entusiasmo no es compartido por Claudio Tennie, un etólogo alemán de la Universidad de Tubinga, especializado en el comportamiento de perros y primates. A juicio del etólogo alemán, no es posible discernir si Ebisu imita realmente a su entrenadora o si solo responde a un entrenamiento intensivo.

 

Que haga determinadas acciones no significa que esté imitando, solo que está entrenada para hacer esas acciones, señala. Afirma, además, que las imitaciones reseñadas por Fugazza podrían no ser tales imitaciones, sino acciones que un gato haría sin necesidad de imitar a nadie.

 

No estoy convencido de estar viendo una imitación de verdad,” concluye.

 

Otros etólogos se muestran más optimistas, como la etóloga Vitale, del Unity College, una universidad privada de Maine, EE.UU. Asegura que, hace unos años, consiguió que Bo, uno de sus gatos, la imitara y acabara tocando una campanilla.

 

Si más personas consiguen replicar este trabajo en otros gatos, asegura, podremos dilucidar hasta qué punto los gatos tienen esta habilidad”.

 

Lamentablemente, Ebisu murió el año pasado, pero quizá otros gatos puedan mostrar habilidades parecidas de ahora en adelante.

 

¿Te atreves tú a probarlo con tus gatos para demostrar que vivimos en una sociedad multiespecie donde hemos menospreciado las capacidades de otros animales?

Para profesionales  de la educación canina

Tres claves rápidas  para convertirte en experto del vínculo  humano-animal

DESCÁRGATE LA GUÍA

1 comentario

  • Elisenda Mir dice:

    Higaki y Vitale, estoy totalmente de acuerdo con ellas.
    Estoy convencida de que actualmente se sigue menospreciando las capacidades de muchos animales.
    Convivo con 11 gatos y cada día me sorprenden con algo nuevo. Cómo sucedió en su día con los perros llegará un día en que nos centraremos en la magia de los gatos y nos daremos cuenta de la gran cantidad de habilidades gatunas por descubrir.
    Observándolos las ves, las aprecias y las disfrutas.
    Creo que la humanidad debe mirarse menos el ombligo y aprender más a saber escuchar el resto de especies.

Deja un comentario